Narciso Berberana

Sin dejar a nadie atrás

22 de marzo 2019

El Día Mundial del Agua es un buen momento para abrir nuevas conversaciones sobre la amenaza de la escasez hídrica, global y local.

La conmemoración del Día Mundial del Agua es un buen momento para abrir nuevas conversaciones sobre la amenaza de la escasez hídrica, global y local, de modo que nos permita aportar en la generación de conciencia ambiental, que nos mueva a la acción individual y colectiva.

Desde hace un tiempo había estado dándole vueltas a tener un espacio en el cual dejar registro de mis pensamientos y experiencias como ciudadano sobre los temas que me apasionan, aquellos que considero importantes para el presente y el futuro. Este blog es el fruto de mi convicción de contribuir.

En los últimos años, el debate entorno al cambio climático ha afianzado el conocimiento sobre la estrecha interconexión que existe entre los componentes de la naturaleza, así como la fragilidad y vulnerabilidad de este equilibrio.

Por eso, el cuidado del medioambiente debe dejar de ser un eslogan vacío que se recita para estar a la moda. Al contrario, el giro debe ser real y comenzar por nosotros mismos. Primero, tomar conciencia de nuestra propia huella ambiental o prácticas de cada día; a partir de allí, empezar con cambios simples, cotidianos, que contribuyan con la tarea que nos apremia como humanidad. Actúa en local para cambiar en global, piensa en global para actuar en local. Economía circular en acción,.

En mi caso y por historia personal, puedo decir que he llegado a amar el agua por todo lo bueno y mágico que ella permite que suceda, comenzando por la existencia de todos los seres vivos. Este vínculo emocional –afirmado en lo racional, sin duda- implica para mí asumir un compromiso para que el agua que esté siempre disponible como motor de ciudad, de industria, de biodiversidad; en definitiva, como motor de vida.

Asegurar todos los usos del agua constituye un desafío muy complejo: la disponibilidad de agua dulce escasea y escaseará más a medida que avance este siglo. Sólo desde una visión con gestión avanzada y profesional se podrán afrontar con éxito los retos sociales de servicios básicos asociados al agua y el medioambiente.

No debemos olvidar que completamos una década de megasequía; que hemos tenido inviernos con escasas precipitaciones (sin ir más lejos, el de 2018 fue el menos lluvioso en 20 años en Chile central); y que cada vez nieva menos en la alta cordillera, factor que impacta dramáticamente en el derretimiento y desaparición de los glaciares.

Enfrentar el problema pasa por apoyar y fomentar el pensamiento, la investigación científica y la innovación disruptiva. Quedarse de brazos cruzados sería condenar a las futuras generaciones.

La otra tarea fundamental y permanente es educar a la sociedad en la construcción de conciencia hídrica y el cuidado del agua. Paradójicamente, y para bien de la sociedad, son los jóvenes quienes nos están dando lecciones cuando vemos que en el mundo comienzan a alzar su voz y banderas en defensa del medioambiente.

Amar el agua es amar la vida; cuidar el agua es cuidar la naturaleza, y querernos a nosotros mismos y a los que nos sucederán.

Compartir

Tweets por @NBerberana

1 month ago
Felicitaciones @esteveclos @EAguaChile y cuantos ayudaron a cumplir este sueño. La capacitación, el reconocimiento de los profesionales. Un gran aporte! https://t.co/j3bzd6RxOR
3 months ago
29 de julio Agotamos los recursos naturales #OvershootDay Hasta cuándo? #sostenibilidad Conocemos las soluciones concretas, por qué no implantarlas inmediatamente? @elagoradiario https://t.co/ijgOE6xQFq

Narciso Berberana. Personal page © 2018